Cómo manejar el estrés laboral

Para los trabajadores de todo el planeta, el estrés en el trabajo puede significar todo un reto. Ya hay un cierto nivel de estrés en nuestras vidas personales a las cuales se suman las presiones que encaramos en el trabajo. En los momentos cuando las finanzas personales son muy pobres, estos niveles de estrés tienden a subir todavía más. Vemos como los despidos y recortes afectan en nuestra vida laborarl, las subidas de sueldo o los beneficios, todos experimentamos de alguna manera estrés auxiliar. El incremento en el estrés y lo bien que lo manejamos puede ser la diferencia entre lograr el éxito o bien fracasar en la vida laboral.

El estrés es una respuesta física natural a nuestras percepciones de un estímulo. Tiene un objetivo evolutivo: nuestra necesidad de protegernos y el aspecto innato de “volar o luchar” de nuestro sistema nervioso. Cuando estábamos luchando por la supervivencia, el estrés fue lo que liberó la adrenalina que nos permitió luchar. Con lo que aunque la mayoría de nosotros no debemos “luchar” para ir hacia la oficina cada mañana, la respuesta a los estímulos y el agobio que resulta todavía existe.

Ese estímulo podría ser algo físico, tal y como un golpe en el dedo del pie o sensible, como el miedo de perder su trabajo o sentirse avergonzado en el lugar de trabajo. Mas no todos los cortes de estrés son estímulos negativos. Ciertas fuentes de estrés son acontecimientos realmente felices. Por ejemplo, ser ascendido a una nueva posición es un acontecimiento positivo, pero es una presión añadida para acrecentar las horas de trabajo o la calidad de su trabajo, lo que resulta en estrés adicional.

Hay tres categorías principales que causa estrés en nuestras vidas:

  • La falta de las necesidades:
    • Fisiológicas.
    • Seguridad.
    • La pertenencia.
    • Ego o Estado.
    • Autorrealización.
  •  En la organización:
    • El ambiente de trabajo.
    • La función, o las responsabilidades a su cargo.
    • Las relaciones.
    • Los cambios en la organizacionales.
  • La vida personal:
    • Los cambios inter-personales
    • Los traumas personales

Cuando sus necesidades básicas como humano no se cumplen, es inevitable experimentar estrés. Por poner un ejemplo: si se queda sin hogar, si se implica en una relación abusiva, o no tiene un sistema de apoyo en su lugar, usted experimentará estrés. Si la organización en tu puesto de trabajo es físicamente incómoda,  si el trabajo trabajo se vuelve más demandante cada vez más, la relación con el jefe no es muy buena, o la propia organización pasa por un proceso de reorganización, seguramente esto acabará produciendo estrés. También en su propia vida, cualquier cambio importante como el matrimonio, el divorcio o bien la pérdida de un ser querido tendrá como resultado el mismo efecto.

 

Aprender a manejar el estrés en el trabajo

Lo bueno saber sobre el estrés laboral es que se puede aprender a manejarlo de forma que no se convierta en un problema agudo. Algunas herramientas que se incluyen:

  • Aceptar la responsabilidad de cómo se experimenta el estrés.
  • La adopción de medidas para limitar el impacto del estrés en su salud personal.
  • La identificación de sus puntos débiles para determinar en cuáles situaciones es más propenso a padecer estrés.
  • Aprender a progresar sus habilidades interpersonales y de comunicación para reducir el estrés en las relaciones.

Síntomas de estrés en el trabajo

¿De qué forma se puede saber si está o no está experimentando solo un mal día o una cantidad excesiva de estrés? Existen algunas señales de advertencia. Si siente que sus sentimientos sobre el trabajo, las tareas o bien las personas con las que trabaja están deteriorando y que esos sentimientos se generan más que esporádicamente, usted puede estar bajo un nivel de estrés excesivo y debe de tomar ciertas medidas proactivas para reducir su nivel de agobio. Algunas señales de advertencia de estrés excesivo en el sitio de trabajo pueden incluir:

  • Ansiedad constante.
  • Irritabilidad regular
  • Apatía
  • Pérdida de interés en el trabajo
  • Pérdida de concentración
  • Tensión muscular
  • Aislamiento social
  • Pérdida del apetito sexual
  • El uso de alcohol o drogas constante como escapatoria.

Muchos han adoptado formas poco saludables de lidiar con el estrés, soluciones que provisionalmente pueden dar la sensación de solvertar el problema pero con el paso del tiempo causarán inconvenientes adicionales. Por ejemplo: el hecho de fumar un cigarrillo puede que le parezca  un momento relajante, pero con el tiempo se deberá enfrentar con el estrés de los problemas de salud que pueda desarrollar. Hay muchos mecanismos para afrontar el estrés de forma sana.

Consejos para reducir el estrés

Cuidar de sí mismo es imprescindible si se quiere combatir el estrés en su vida.

No es necesario realizar un cambio radical para conseguir reducir estrés, al contrario realizar pequeños cambios en los hábitos pueden ofrecer mejores resultados. Por poner un ejemplo, si usted comienza a hacer ejercicio, es probable que quiera comer mejor, de esta manera conseguirá matar 2 pájaros de un tiro. Y a medida que comience a sentirse mejor, la recompensa de sentirse bien le va a ayudar a motivarse y a seguir haciendo más cosas para sentirse todavía mejor. Así que no importa dónde empezar – solo tiene que escoger un área y empezar a mejorarla.

Vídeos de relajación para ayudar a desconectar.

Te recomiendo que visites la página calm.com donde tienen recursos de relajación que funcionan bastante bien. Igualmente te adjunto algunos vídeos que te ayudarn a desconectar.